La polémica universalismo-multiculturalismo y la fundamentación de los derechos humanos

El 20 de abril en el Salón Verde tuvo lugar una exposición a cargo de Renato Rabbi Baldi Cabanillas, organizada por la Maestría en Filosofía del Derecho. El orador fue presentado por Ricardo A. Guibourg.

Tras esto, Renato Rabbi Baldi Cabanillas destacó que el tema propuesto forma parte de una investigación en la que viene trabajando. “Es una cuestión que se encuentra en la actualidad arduamente debatida. He tratado de plantear algunos ejemplos de lo que podríamos considerar el nivel planetario, por un lado, y el nivel occidental, por el otro”, remarcó. Así, el orador tomó como ejemplo lo matrimonios concertados: un tercio de las mujeres entre 20 y 25 años han tenido matrimonios concertados. “Esto podría, eventualmente, afectar la autonomía de la voluntad o la libre elección. Podría plantearse también la cuestión de la iniciación sexual. Se trataría de una costumbre cultural y esto podríamos señalar que afectaría la autonomía de la voluntad, el derecho a la integridad física de una menor”, mencionó.  Mencionó también el supuesto de la amputación de un dedo a un ladrón, que es una costumbre cultural en el mundo islámico y en el Altiplano latinoamericana y se podría plantear que hay una afectación al derecho a la integridad física y a la proporcionalidad de la pena. También mencionó el caso de la pena de la muerte. “Algunos de los casos que he mencionado conciernen propiamente al mundo occidental, como la pena de muerte, la imputación del dedo al ladrón o la iniciación sexual de menores de edad por parte de familiares políticos”, destacó.

La polémica universalismo-multiculturalismo y la fundamentación de los derechos humanos

Hizo alusión a que otra polémica que se debate en Occidente tiene que ver con el lugar de lo religioso en el espacio público, polémica que a veces se denomina como neutralismo y perfeccionismo. “en nuestro país tenemos casos interesantes que ha llegado a la Corte Suprema, pienso en el caso Portillo sobre la objeción de conciencia o religiosa en cuanto a la realización del servicio militar obligatorio, o el caso Bahamondez o Albarracini sobre libertad religiosa de Testigos de Jehová”. Otra cuestión se vincula con el aborto y el inicio de la personalidad y el estatuto de los embriones no implantados.

Posteriormente, consideró que este breve muestrario de ejemplos permite mostrar cuán compleja es la cuestión al buscar un fundamento para lo que se denominan derechos fundamentales o derechos humanos, cuando se ponen vis a vis con los aspectos culturales. De esta manera, hizo referencia a algunos términos de esta cuestión. “Una cuestión que está latiendo detrás de esta cuestión entre universalismo y multiculturalismo es lo que Todorov, filósofo búlgaro-francés recientemente fallecido, denomina etnocentrismo. El etnocentrismo es elevar a la categoría de universales los valores de mi sociedad, los que yo creo que son verdaderos y los que corresponden”, desarrolló.  El propio Todorov dice que del etnocentrismo se podrían derivar dos ejemplos: el cientificismo y el relativismo. El cientificismo Todorov lo plantea cuando hace referencia a los debates que hubo en Francia durante el siglo XVIII a la consideración de las ciencias del hombre como ciencias de la naturaleza, “esta idea de traer a los salvajes a París para indagarlos”. El relativismo consecuente, dice Todorov, renuncia a la unidad de la especie humana, por lo que es un postulado aun más peligroso que el etnocentrismo ingenuo de algunos colonizadores. “La ausencia de unidad permite la exclusión, dice Todorov, lo que puede llevar al exterminio”, examinó.

Publicado en “Derecho al Día”, Facultad de Derecho, UBA, 20/4/17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *